El golpe mortal a la generación espontánea