Cuando el dogma no se cumple: el caso de virus y priones