Dos nuevas herramientas: las enzimas de restricción y la transcriptasa reversa